21/06/2024

La Alianza por la Competitividad pide la creación de un instrumento financiero comunitario

La Alianza por la Competitividad de la Industria Española reclama que el próximo Consejo Europeo respalde la creación de un instrumento financiero comunitario para garantizar el éxito de la política industrial europea, en línea con la postura que defendieron las delegaciones de España, Portugal y Grecia en el Consejo de Competitividad e Industria que se celebró en Bruselas el 24 de mayo.

La Alianza, que está integrada por nueve asociaciones sectoriales, entre ellas FEIQUE de la cual somos miembros, espera que la propuesta sea respaldada en el Consejo Europeo de los próximos 27 y 28 de junio y que se incorpore a la Agenda Estratégica 2024-2029 de la UE.

Desde la Alianza se ha advertido desde hace tiempo de la necesidad de que la Unión Europea articule un modelo de financiación permanente que permita abordar las inversiones necesarias para continuar avanzando en la transición tecnológica y ambiental del tejido productivo europeo hacia la neutralidad climática en 2050. Asimismo, la Alianza defiende que es preciso diseñar un marco europeo de ayudas a la inversión que evite la distorsión entre empresas miembros, ya que el 35% de las tecnologías esenciales para la transición no son todavía económicamente viables ni competitivas.

Desde ANAIP apoyamos esta petición y creemos que es necesario garantizar un marco de estabilidad que facilite a la industria española abordar los cambios necesarios en materia de transición ecológica y digital. “Es básico crear un contexto financiero en el que las empresas se sientan apoyadas para hacer frente a los grandes retos que tienen por delante. Más si cabe en un sector como el de la transformación de plásticos, en el que el 99% de las empresas son pymes y micropymes −afirma Luis Cediel, director general de ANAIP−. Por eso estamos de acuerdo con esta petición de la Alianza por la Competitividad y esperamos que consigan el respaldo en el Consejo Europeo”.

Las ayudas a la inversión que reclama la Alianza deben ser atractivas y ágiles, explican en su nota de prensa, para desincentivar el traslado de operaciones industriales a otras áreas económicas. Esta organización ya ha trasladado sus peticiones al presidente del Gobierno y a los ministros de Industria y Economía, así como a los principales partidos políticos, para lograr un pacto para impulsar la competitividad de la industria europea.

Esta petición está alineada también con el informe sobre el futuro del mercado único europeo que presentó el ex primer ministro italiano Enrico Letta en el Consejo Europeo del pasado mes de abril. Este documento profundiza en los diferentes factores que deben corregirse o potenciarse para que la industria europea pueda competir de manera eficaz en su transición hacia la neutralidad climática, la economía circular y la digitalización, así como garantizar la soberanía estratégica frente a las tensiones geopolíticas y estructurales que amenazan el modelo económico y social europeo. En esa reunión del Consejo Europeo, los jefes de Estado y de Gobierno de los países miembros se comprometieron a desarrollar y aplicar una política industrial eficaz.

Foro de alto nivel de la industria española

Favorecer al sector y conseguir mejoras para el tejido industrial español ha sido siempre uno de los motores del trabajo de ANAIP, que a finales de 2020 se sumó al Foro de alto nivel de la industria española junto a una treintena de organizaciones empresariales y sindicales. Se trata de un órgano consultivo, asesor y de colaboración con las administraciones públicas cuyo objetivo es establecer un Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

Este foro está marcado por la Estrategia Española de Impulso Industrial 2030, una estrategia que pretende servir de base para una nueva Ley de Industria y Autonomía Estratégica, que debería aprobarse antes de final de este año.

Ya sea a nivel nacional, con este foro, o europeo, desde ANAIP creemos en la necesidad de favorecer la industria comunitaria por su capacidad de generar empleo y riqueza y como garantía de calidad y seguridad para los consumidores.

Compartir