Developed in conjunction with Joomla extensions.

Cómo los plásticos ayudan a reducir las emisiones y la contaminación

Mejorar la calidad del aire que respiran los ciudadanos se ha convertido en una prioridad para los gobiernos en los últimos años. El Parlamento Europeo aprobó a principios de octubre un endurecimiento de los límites de emisiones de dióxido de carbono de automóviles y furgonetas para 2025 y 2030, según el cual los nuevos turismos tendrán que reducir sus emisiones en un 40 por ciento para 2030 en comparación con 2020.

Paralelamente, y con el objetivo de mejorar la calidad del aire, grandes ciudades como Madrid o Barcelona han puesto en marcha protocolos anticontaminación que tienen en el centro de sus actuaciones las emisiones de los vehículos.

El nuevo protocolo contra la contaminación en Madrid ha entrado en vigor el 9 de octubre y contempla cinco escenarios con distintas restricciones según el nivel de contaminación. Aquí se pueden consultar dichos escenarios y las medidas que incluyen.

La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones ANFAC y las empresas fabricantes de automóviles en España (RENAULT, SEAT-VW, FORD, PSA, IVECO, DAIMLER, NISSAN Y OPEL) han dirigido una carta a las ministras de Industria, Reyes Maroto, y de Transición Ecológica, Teresa Ribera, para trasladarles su “enorme preocupación” por la “orientación que está tomando el debate” sobre los nuevos objetivos para la reducción de emisiones de CO2 de los vehículos turismos y comerciales ligeros.

atasco

Con este marco y ante la discusión que se va a producir en el seno del Consejo de Ministros de Medio Ambiente, los fabricantes de automóviles, a nivel nacional, solicitan colaboración para conseguir, en la medida de lo posible, un equilibrio razonable entre la consecución de los objetivos medioambientales, con los que están absolutamente comprometidos y el mantenimiento de la competitividad de la industria de automoción española, sobre la base de una transición ordenada y no forzada que minimice los posibles efectos adversos, según aseguran en la carta.


¿Por qué los plásticos son la mejor alternativa en el sector de automoción y del transporte?

ANAIP y sus empresas asociadas están de acuerdo con las medidas que sirvan para concienciar a la población sobre la importancia del cuidado del medio ambiente, siempre y cuando, como indican desde el sector de automoción, exista un equilibrio entre la consecución de los objetivos medioambientales y el mantenimiento de la competitividad de la industria, y recordamos que, a la hora de pensar en alternativas sostenibles para la producción de bienes o la prestación de servicios, es importante tener en cuenta el impacto ambiental de toda la cadena de producción y las posibilidades de recuperación y reciclaje de los materiales una vez se convierten en residuos.

Por eso los plásticos se han convertido en la alternativa más sostenible en numerosas aplicaciones. Por ejemplo, en la automoción los plásticos son el material elegido para fabricar unas 2.000 piezas de media en un vehículo (lo que representa un 15% de su peso total), permitiendo así que un coche ahorre 750 litros de combustible durante toda su vida (12 millones de toneladas de combustible en Europa).

En el caso de los aviones, la apuesta por estos materiales ha permitido elevar el ahorro de combustible hasta el 20%.

Los plásticos también contribuyen a salvar vidas de forma directa a través de incontables aplicaciones en medicina, o en su incorporación a la seguridad pasiva de los vehículos en forma de cinturones de seguridad y airbags que reducen hasta un 20% la posibilidad de sufrir una lesión mortal en caso de accidente.

Si hablamos de transporte, los envases de material plástico son, de media, cuatro veces más ligeros que los fabricados con otros materiales. Gracias a ello, el número de viajes de un camión para transportar la misma cantidad de producto se reduce a la mitad, con el consiguiente ahorro de combustible y de emisiones de CO2.

En este decálogo podéis encontrar estas razones y otras más de cómo los plásticos contribuyen y muchos casos son la alternativa más sostenible, por lo que, recordamos que los plásticos no deberían acabar nunca en el medio ambiente. Son materiales recuperables mediante el reciclado y, cuando esto no es posible, se pueden utilizar como fuente de energía alternativa y renovable, dada su alta capacidad calorífica. Por tanto, los plásticos son materiales que contribuyen a la economía circular.