Developed in conjunction with Joomla extensions.

La industria europea de transformación de plásticos ante los productos plásticos monouso

Se piden esfuerzos enfocados en los orígenes del problema, coherencia con la legislación y directrices marcadas, y apoyo a las iniciativas y compromisos de la industria.

La Comisión Europea está trabajando en una regulación de los productos mono-uso, y en el marco de EuPC, Asociación Europea de Transformadores de Plásticos de la cual ANAIP es miembro, hemos elaborado un documento de posición para dar a conocer la visión de esta industria en Europa y en España, y ofrecer nuevas propuestas, desde el conocimiento del material y de la industria.

La industria coincide con la UE en lo esencial: en la importancia de hacer frente al problema de las basuras marinas; y en la necesidad de evitar que siga llegando residuo al medio marino. Para ello la industria pide focalizar los esfuerzos en el origen del problema y en la correcta identificación de posibles soluciones.

Los estudios abordados indican que la basura en los mares procede en su gran mayoría de países asiáticos y africanos. En estos continentes están los mayores generadores de residuos y emisores de basura al mar, países que no tienen, o son muy deficientes, sistemas de recogida ni gestión de residuos y de control de emisiones al mar. Por lo tanto debemos ser conscientes que una parte importante del trabajo está allí, y que el daño al consumidor y a la industria en Europa (y España) no podría llegar nunca a solucionar el problema.

Si se apunta que el origen del problema es el abandono del residuo y una deficiente gestión, pues se debe enfocar los esfuerzos sobre ello. El legislar solo sobre los artículos de plástico es discriminatorio y no persuade de un mal comportamiento (con el material que sea), ni evitará una mala gestión del residuo (del material que sea); ni estimula evitar el sobre-consumo (del material que sea). La petición de la industria es la de enfocar los esfuerzos sobre: el consumo responsable; no al abandono de residuos; mejorar los sistemas de recogida y gestión de residuos.

Es importante la armonización de la legislación en toda Europa, por lo tanto es importante una legislación clara y común que no cree barreras ni fragmente el mercado único europeo, creando confusión y dificultades en la implementación de la legislación a través de Europa.

La industria pide coherencia con la legislación europea ya existente y con las directrices marcadas, y en marcha. Hasta ahora se ha promovido la “circularidad”, la mejora del reciclado y el uso de materiales reciclados. Se han promovido inversiones relacionadas con el reciclado y adquirir compromisos para aumentar el consumo de materiales reciclados en la fabricación de productos. Los residuos de plásticos son una fuente de nueva materia prima para la industria recicladora y para los fabricantes de artículos. La industria propone la distinción positiva del uso del reciclado y el apoyo a los productos reciclados. Y de forma complementaria el uso de plásticos alternativos en aquellas aplicaciones que tenga sentido.

Los artículos mono-uso de plástico se utilizan por razones concretas. A lo largo de los últimos años han evitado infecciones, han disminuido el peso de los envases, han evitado emisiones de CO2 a la atmósfera, evitan consumo de agua en zonas con restricción, evitan aditivación sobre los alimentos, han evitado desperdicio alimentario...

No hay una evaluación de impacto que avale las medidas de restricciones previstas; Y sí hay estudios que avalan que los plásticos tienen mejor comportamiento medioambiental. Las medidas que se tomen deberían estar basadas en información técnica contrastada en relación al ciclo de vida del producto, ACVs, que incluya los productos mono-uso no plásticos, y que permita identificar las opciones más sostenibles.  

En los sistemas de RAP y en las medidas de concienciación previstas deben tener cabida toda la cadena de valor de estos productos, incluidos los usuarios finales como parte imprescindible donde comienza la correcta, o incorrecta, gestión del residuo. En la propuesta que conocemos no hay referencias en estos puntos a todos los actores activos en la cadena de valor del artículo mono-uso.

Desde el sector se solicita, establecer un diálogo real con la industria, y apoyo a las iniciativas y los compromisos marcados en los Acuerdos Voluntarios.

Estos son algunos de los puntos más importantes del documento, el cual, incluye información más detallada y propuestas de mejora.

Para más información, puedes contactar con nosotros.