Siete consejos para un verano más sostenible

Cuando llegan las vacaciones de verano aprovechamos para relajarnos, dejar de lado nuestras obligaciones habituales y desconectar de la rutina. Pero en lo que se refiere al cuidado del medio ambiente es importante no bajar la guardia e incluso hacer esfuerzos extra para que los días de descanso no deriven en el uso inapropiado de los recursos ni en la acumulación de residuos en los espacios públicos.

Además, en verano, se dispara el desperdicio de alimentos en los hogares más de un 10%, siendo los principales motivos el calor y las vacaciones. Las altas temperaturas en esta época del año sumado a la falta de planificación son perjudiciales para la correcta conservación de los alimentos. El desperdicio alimentario supone en la actualidad un 8% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero.

#DiseñadosParaProteger

Con el lema: “Envases plásticos: 10 razones que marcan la diferencia”, el decálogo muestra, de forma gráfica y sencilla, algunas claves como la protección y conservación que ofrecen para distintos tipos de alimentos; la información de los productos que conservan, así como la posibilidad de poder verlos a través del envase; su contribución a un transporte más sostenible aligerando el peso de la mercancía, su potencial innovador y la flexibilidad y prestaciones que nos aportan acordes a nuestro estilo de vida y hábitos de consumo. Además el decálogo resalta cómo con un solo gesto se les puede dar una segunda vida, explicando a la sociedad que su colaboración es imprescindible a la hora de hacer un buen uso de los envases. Puedes descargarlo aquí.

Un verano más sostenible

En este artículo recopilamos varios consejos para que mantengamos un estilo de vida sostenible y respetuoso con el entorno.

cubos reciclaje

  1. Sigue utilizando la triple “r”: reduce, reutiliza y recicla. En verano podemos bajar la guardia, ya sea por pereza, por falta de previsión o por no conocer los lugares en los que se encuentran los contenedores en el lugar de vacaciones. Pero no valen las excusas. El consumo responsable, la reutilización y el reciclaje son la base para una vida más sostenible y seguir sus preceptos es cada vez más fácil. Según datos de Ecoembes, en España hay 383.974 contenedores amarillos, 217.170 azules y 37.800 puntos de reciclaje ubicados en lugares de gran tránsito. Seguro que tienes alguno cerca vayas donde vayas de vacaciones.
  2. Acostúmbrate a llevar una bolsa en tus excursiones. Guarda en ella los residuos que generes hasta que puedas depositarlos en el contenedor correspondiente. Y recuerda que las bolsas de plástico pueden reutilizarse y son 100% reciclables si las tiras en el contenedor amarillo.
  3. Cuidado con el vidrio en la playa y en la montaña. Sus residuos puede provocar cortes e incendios por el efecto lupa. Si vas a cargar con bebidas, las latas y las botellas de plástico son más cómodas y ligeras, pero recuerda también tirarlas en un contenedor amarillo.
  4. Utiliza un cenicero portátil. Una colilla puede contaminar hasta 10 litros de agua del mar y 50 de agua dulce. Si se tiran en el aire libre pueden provocar incendios, especialmente en verano. Si vas a fumar en espacios en los que no haya ceniceros, acostúmbrate a llevar uno contigo. En muchas playas se reparten este tipo de ceniceros cerca de los puestos de socorrismo o en los chiringuitos.
  5. Evita el desperdicio de alimentos. Compra de forma realista y basa tu cesta en productos de temporada y de proximidad que no solo favorecen a los productores locales, sino que reducen el consumo de energía y las emisiones derivados del transporte. Las altas temperaturas afectan a la conservación de alimentos como la carne o el pescado. Consúmelos pronto o cómpralos correctamente envasados para que no pierdan sus propiedades. Un filete puede durar hasta 10 días más en la nevera si está bien envasado.
  6. Muévete de forma sostenible. Deja el coche en casa siempre que puedas y aprovecha para caminar más o para ir en bici o patinete. Utiliza las vacaciones para acostumbrarte a hábitos más sostenibles y más beneficiosos para tu salud que podrás seguir practicando el resto del año.
  7. Ahorra agua. Bebe toda la que necesites, pero no la desperdicies a la hora de ducharte o lavarte los dientes. Ten en cuenta que hay muchos lugares que en verano sufren restricciones y cortes. Si tienes jardín, el riego por goteo es uno de los sistemas más eficientes en lo que se refiere al ahorro de agua.

Concienciación y sensibilización: recomendación lectura infantil

AIMPLAS, Fundación Oceanogràfic y Cruz Roja Española se unen para, a través de un cuento, mostrar a los niños y niñas el peligro que supone convertir nuestros mares y océanos en basureros mundiales.

Además, el cuento Ona, la tiburona y la cinta mágica’, recalca la importancia de gestionar correctamente los residuos para evitar que lleguen al medio marino.

Los beneficios de esta publicación irán destinados a proyectos de conservación de la Fundación Oceanogràfic y Cruz Roja Española.

Más información en este enlace.