Moda sostenible, una segunda vida para los residuos plásticos

Cada vez hay mayor concienciación social sobre el cuidado del medio ambiente, en pro de la cultura del reciclaje y la reutilización y sobre la necesidad de reducir la cantidad de residuos que acaban en los vertederos. La mejora de las técnicas de reciclaje permiten que el plástico reciclado se convierta en materia prima para múltiples industrias como, por ejemplo, la textil.

Los envases de plástico pueden procesarse con tratamientos de limpieza y filtrado para convertirse en hilo de poliamida y poliéster. Gracias a este proceso, cada vez más marcas de ropa producen piezas a base de plásticos reciclados e incluso hay marcas que se especializan en fabricar sus prendas a partir de plásticos recogidos del fondo de los océanos.

Una de estas marcas es Ecoalf, que lleva 10 años vendiendo ropa, calzado y accesorios producidos a base de residuos plásticos marinos. Su fundador, Javier Goyeneche, afirma que la idea surgió de la “frustración por el uso excesivo de los recursos naturales del mundo y la cantidad de residuos producidos”. La misión de la empresa es crear productos reciclados con la misma calidad y diseño que los mejores no reciclados.

Además, Ecoalf es la primera empresa de moda española que ha conseguido el certificado B Corp, que reconoce el compromiso de la firma con la gente y con el planeta. B Corp es un movimiento global del que forman parte más de 2.500 empresas de 50 países. Son empresas que no tienen como objetivo únicamente generar beneficios económicos, sino que innovan para conseguir un impacto positivo en sus empleados, en las comunidades en las que se integran y en el medio ambiente.

Este verano hemos conocido también la marca Conscious Swimwear, una firma que vende prendas de baño femeninas fabricadas con residuos de plástico de los océanos. Esta marca utiliza la fibra ECONYL®, que se crea a partir de desechos de los océanos y vertederos de todo el mundo, como redes de pesca, restos de telas y plásticos industriales. Como explican en su página web, a través de un proceso de regeneración, el nailon vuelve a su pureza original y puede usarse para producir nuevos productos de alta calidad.

Pero no solo marcas alternativas están empezando a utilizar telas producidas a base de residuos plásticos. Este año Zara ha creado una colección cápsula de ropa deportiva que lanzó con motivo del día mundial del reciclaje: chubasqueros, anoraks, trajes de baño, etc. confeccionadas con poliéster procedente de un proceso de ultrareciclado de botellas de plástico.

Decathlon es otra marca que lleva años trabajando para ser más sostenible. Hace más de una década incluyeron el ecodiseño en sus procesos. Ahora se han comprometido a sustituir el poliéster por uno reciclado para el año 2020.

Todas estas iniciativas demuestran lo que la industria lleva años defendiendo: que los residuos plásticos no son residuos, sino recursos; y que el plástico es un material demasiado valioso como para que termine sus días en un vertedero o, peor aún, en el mar.

En el Blog de los Plásticos hemos publicado otras noticias sobre firmas que crean sus productos a partir de plásticos reciclados:

BUFF®, marca de accesorios deportivos para el cuello y la cabeza.

- Adidas pretende fabricar todos sus productos con plástico reciclado en 2024.

Sea2See, el proyecto que transforma los plásticos recuperados en el mar en gafas de sol.