El plástico puede ser más sostenible que el cartón y unos cines americanos se han dado cuenta

CINEMARK, la filial chilena de la cadena americana de cines, ha lanzado un nuevo envase IML de plástico reutilizable, que destaca por su durabilidad y reutilización. Anteriormente, los cubos de palomitas de la franquicia eran de cartón y después de la película ya no se podían reutilizar. Ahora, han creado una alternativa de envases más sostenibles.

El nuevo cubo de plástico reutilizable ha sido desarrollado por el fabricante de envases FOSKO, mientras que la etiqueta IML Peelable la ha llevado a cabo la compañía VERSTRAETE IML. “Las grandes dimensiones de la etiqueta hacen que el proceso de fabricación sea algo más complejo pero con la máquina de moldeo por inyección adecuada, y con una etiqueta IML perfecta, el resultado es excelente. Contamos con nuestros socios VERSTRAETE Y FOSKO para la creación de envases y etiquetas de alta calidad, incluyendo entregas oportunas e innovaciones permanentes”, dice Loreto Boitano, jefa de concesiones de CINEMARK.

Por lo tanto, para premiar la fidelidad de los clientes y dar un impulso al consumo de palomitas, buscaron un innovador concepto de fidelización del cliente. Juntos pensaron en la promoción con Peelable IML. Por consiguiente, gracias a la etiqueta IML, con tres cupones de descuento extraíbles, el cubo se reutiliza hasta tres veces en el cine. Por otra parte, los consumidores pueden llevarse el cubo a casa y darle una segunda vida como caja de almacenamiento.

Palomitas

“Con este innovador envase Peelable IML, CINEMARK mata dos pájaros de un tiro: el concepto de compensación garantiza una fuerte fidelización del cliente. Además, se sorprende al consumidor con una caja de almacenamiento duradera y reutilizable para el hogar”, en palabras de Nicolás Ramírez, director comercial de FOSKO. “Todos ganan, porque el envase de plástico reutilizable crea en los hogares un mejor reconocimiento de marca a largo plazo.”

El Peelable IML ofrece bastantes posibilidades de marketing. “Es una manera elegante de procesar puntos promocionales o bonos de descuento. Por otra parte, se ofrece facilidad a los consumidores, ya que no tienen que cortar el envase o soltar la etiqueta”, explica Oscar Peres gerente de desarrollo de negocio de VERSTRAETE. “Es particularmente fácil de usar, lavar y, después de su eliminación, el consumidor conserva una caja de almacenamiento neutral y duradera”.

El envase cumple lo dispuesto en la ley para la promoción del reciclaje y la responsabilidad ampliada y es un llamado producto 3R: reciclable, reutilizable y 100% reducible. “Los consumidores están cada vez más informados y se espera que las empresas se comprometan con el medio ambiente, por lo que esto también es una ventaja comercial”, concluye Boitano.

Este artículo ha sido publicado originalmente en la revista Plasturgia. Puede verse en este enlace.