Braskem y Made In Space expanden su alianza para llevar el reciclaje de plástico a la Estación Espacial Internacional

Las empresas están desarrollando una tecnología que permitirá, por primera vez en la historia de las misiones espaciales, el reciclaje de plástico en gravedad cero.

Después de la llegada del Plástico Verde al espacio, en marzo de 2016, para impresión 3D de herramientas, los astronautas en la Estación Espacial Internacional (ISS) podrán, a partir de 2018, utilizar una recicladora de objetos y embalajes plásticos capaz de ampliar aún más la autonomía y la sustentabilidad de las futuras misiones fuera del Planeta Tierra.

La iniciativa es una ampliación del proyecto "Imprimiendo el Futuro", una alianza de Braskem con Made In Space, empresa norteamericana líder en el desarrollo de impresoras 3D para operación en gravedad cero y proveedora de la NASA. Será la primera operación comercial de reciclaje de plástico en la historia de las misiones espaciales.

recicladoraISS

El año pasado, la alianza llevó el Plástico Verde –una resina de origen renovable a partir de la caña de azúcar– para ser utilizado para imprimir herramientas y piezas de reposición por parte de los astronautas.

La previsión es que la recicladora llegue a la Estación Espacial el segundo semestre de 2018 y complete el ciclo del plástico en la ISS. La invención va a contribuir a la reducción de los costes de las misiones espaciales y a la reducción del peso transportado a partir de la Tierra.

"Existe un potencial significativo para el reciclaje de plásticos en la ISS. Los embalajes de alimentos, por ejemplo, pueden ser reutilizados para la producción de objetos útiles para los astronautas. En el futuro, la recicladora y la impresora 3D deben formar un paquete único que aumentará la autonomía de las misiones espaciales de alta duración", afirma Andrew Rush, presidente & CEO de Made In Space.

La máquina consiste en un sistema de molienda y extrusión de plásticos, produciendo un filamento adecuado para la impresora 3D, que ya se encuentra instalada en la Estación Espacial Internacional. Con acceso a la recicladora, los astronautas podrán reutilizar, en otras funciones, las herramientas y piezas de Polietileno Verde fabricadas anteriormente en la impresora 3D, además de otros materiales plásticos ya existentes en la ISS y sin uso, como embalajes de alimentos.

"Llevar la primera recicladora de plástico al espacio es un gran desafío más y motivo de orgullo para Braskem. Este es el segundo paso de nuestra alianza con Made In Space, en la cual proponemos cerrar el ciclo del plástico con sustentabilidad, desde la producción del Polietileno Verde a partir de la caña de azúcar hasta el reciclaje del polímero para nuevos fines", afirma Patrick Teyssonneyre, director de Innovación y Tecnología de Braskem.