H&S utilizará plástico recogido en playas para fabricar sus botes

Cada vez más empresas incluyen el cuidado del medio ambiente entre sus objetivos y lo tienen en cuenta a la hora de fabricar sus productos. Un ejemplo de cómo aunar su producción y cuidar el entorno es la iniciativa de la compañía Procter & Gamble, que en el marco del foro de Davos de 2017 –celebrado del 17 al 20 de enero- anunció que va a utilizar plásticos recogidos en playas para la elaboración de los botes de champú de la firma Head & Shoulders, H&S.

 Las primeras botellas de estas características, que contendrán hasta un 25 por ciento de plásticos reciclados procedentes de playas, empezarán a distribuirse en los supermercados Carrefour de Francia el próximo verano como una edición limitada. Para el año 2018 esperan incluir en esta medida a la marca Pantene.

Esta iniciativa, pionera en el mundo, supone reutilizar cada año 2.600 toneladas de plástico post-consumo (PCR) reciclado de playa. Para su puesta en marcha, Procter & Gamble está trabajando en colaboración con los expertos de reciclaje Terra Cycle y Suez. Además, cuenta con el apoyo de centenares de ONG –y sus voluntarios- para la recogida de los envases en las playas.

Objetivos a corto plazo

Procter & Gamble ha anunciado también que para finales del año 2018 se fabricarán más de 500 millones de botellas anuales con una cuarta parte de plástico reciclado post-consumo, lo que supone el 90 por ciento de la producción total de las botellas de champú de H&S y Pantene.

Esta medida supone un paso importante para alcanzar su objetivo de duplicar las toneladas de plástico PCR que utilizan en sus envases para el año 2020.